Páginas vistas en total

domingo, 15 de noviembre de 2009

Margarita Fioriti, es la protagonista de la película “El nombre de las Flores”,


una producción íntegramente local en la que "hace de sí misma" en busca de una identidad marcada por la desaparición forzada de sus padres durante la última dictadura militar.




“Marga”, como le dicen sus amigos, es narradora oral, fabricante de títeres, estudiante de teatro, viajera incansable y aprendiz de acrobacia en telas, actividades que intercala con su trabajo como Ingeniera Agrónoma.

La película “El nombre de las flores” que la tiene como protagonista se estrenó en Bahía Blanca el 18 de Noviembre de 2008, día en que se cumplieron 30 años de la desaparición de sus padres: María Elena Peter y Armando Fioriti. Este film narra su propia vida, la de una mujer de 30 años que emprende una búsqueda que le permite reconstruir la memoria de sus padres, a quienes apenas conoció.


Un viaje que no es más que un intento de descubrir su propia identidad. Según la página oficial de la película "se aborda la historia desde el lado de la búsqueda de la identidad humana y su comprensión desde el individuo como parte constitutiva de sí mismo. Y he aquí el desafío: constituirse íntegro a partir de un interrogante, una ausencia o un vacío."


Por el rodaje desfilaron actores bahienses, localidades vecinas, paisajes multicolores, estaciones de trenes y la solidaridad de mucha gente que hasta prestó una grúa que se necesitaba para poder hacer una de las escenas.


¿Cómo fue cobrando forma este proyecto hasta convertirse en una película?

La idea fue la de homenajear a mis viejos en los 30 años de su desaparición, entonces un día busqué a unos amigos que hacían cine, Romina Haurie y Juan Alecsovich, que justo estaban con su proyecto, la Productora Independiente Ojo en Foco Films, y les dije "Quiero hacer algo con esto", y ellos enseguida se prendieron y bueno, así arrancó.


¿Cómo fue ese día que la presentaron en el teatro?

Fue de mucha emoción. Yo tenía que salir a hablar al escenario y sentía que estaba preparada para hacerlo pero en las primeras palabras ya no pude contenerme. Mucha emoción. En la sala había desde amigos de mis viejos y familiares hasta gente que ni sabía de qué trataba la película porque nosotros no la promocionamos como una película de “derechos humanos”, no queríamos encasillarla porque siempre nos pareció que el argumento o la intención iban mucho más allá. Me pasó, por ejemplo, que al terminar la proyección de la peli, se me acercaban personas a decirme que se habían sentido muy identificadas con el personaje, gente que no tenía los padres desaparecidos pero se veían a sí mismos en esa búsqueda de la identidad, de la construcción o constitución de sí mismo.


Te interpretaste a vos misma...


Mirá, la verdad es que esto surgió sobre la marcha porque yo no pensaba actuar, porque no soy actriz. Cuando pensé en hacer este proyecto, pensé que lo iba a hacer una actriz profesional, pero mis amigos insistieron en que tenía que hacerlo yo y bueno… (se ríe) Así fue como hay un montón de perlitas del rodaje. Antes de filmar me decían “Marga, en esta escena vos entrás por acá y salís por allá". Y yo entraba por donde me decían pero salía por cualquier lado. Y nos reímos mucho con esas cosas.

para ver entrevista completa visite

http://nexodeluxe.blogspot.com/2009/10/encontrar-para-encontrarse-ojo-clinico.html

jueves, 13 de agosto de 2009

Mufa


Era uno

De esos partidos

Que no dan para más.


Había limpiado

a Nieto y dado la orden

a los laterales

Como un guardabarrera

cansado


entonces Beligoy

invento un full chiquito

como las monedas

que le impactaban en el lomo


quedé sentado en silencio

sintiendo las voces de los auxiliares

por encima del foso.


gilicocho me dije pero así también podría

estar diciendo en el banco de al lado

un tipo de carne y hueso como yo

con convicciones diferentes

Del libro “el método Cappa” (inedito)

aullidos y cabriolas